La calidad embrionaria

Un tema que preocupa mucho a los pacientes es la calidad de los embriones que se obtienen en un tratamiento de fecundación in vitro, y si esa calidad se corresponde después con la tasa de embarazo.

Los biólogos clasifican los embriones en función de unos parámetros basados en su morfología. Revisan, por ejemplo, el número y el tamaño de las células en los diferentes días de cultivo o el grado de fragmentación de estos embriones. Así, esta clasificación (que va de la A a la D) nos ayuda a la hora de seleccionar qué embriones tienen más posibilidades de conseguir una gestación dado que existe una correlación estadística clara entre la calidad embrionaria y la tasa de embarazo (los embriones A y B tienen más probabilidades de gestación).

La calidad embrionaria

Esta es la teoría aunque en realidad esto no siempre se cumple. A veces los embriones “bonitos” no siempre son los que consiguen “El Niño Sano En Casa” (objetivo último de la fecundación in vitro) y al revés, embriones “feos” dan embarazos sin problemas.

Os pondré un ejemplo:

Reconozco que me dan miedo las gestaciones gemelares, y verdadero pavor las gestaciones triples. Por eso, me supone una decisión difícil la de transferir tres embriones. Poquísimas veces he animado a los pacientes a transferirse tres embriones (las podría contar con los dedos de las manos). Siempre tengo en mente a una paciente que insistió en transferirse los tres que le quedaban porque eran de calidad “C” y no había conseguido embarazo en la primera transferencia siendo los dos embriones A. De nada sirvieron nuestras explicaciones, no creía en las posibilidades de sus embriones y quiso ponerse los tres… ¡Y se implantaron los tres!

Con esto quiero demostrar que no debemos menospreciar los embriones de calidad “regular” porque muchos de los niños nacidos provienen precisamente de esos embriones.

Anuncios

Comments

  1. Este artículo me da un poco más de esperanzas, porque sólo me queda un embrión C, que es mi última oportunidad para darle un hermanito a mi hija. Por cierto, mi hija nació en 2010 gracias a la Dra. Alicia Maqueda, desde aquí le mando un cariñoso saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: