El seminograma

El seminogramaEl seminograma (o espermiograma) es una de las pruebas que se incluyen dentro del estudio básico de esterilidad.

Un seminograma estándar es aquel que estudia la concentración, movilidad y morfología de los espermatozoides.  Es un primer paso que nos orienta sobre si existe un factor masculino que dificulte el embarazo.  Los parámetros de normalidad variaron hace unos años, considerando que por encima de los 20 millones por mL, con una movilidad (sumando los rápidos y los moderados) de >35% y una morfología >4 % se considera óptimo.

Cuando se solicita un seminograma, debemos saber que estos valores de normalidad se realizaron  después de estudiar una población “estándar” en unas condiciones concretas. Por lo tanto, si queremos comparar nuestros resultados, deberemos estar en las mismas condiciones en las que se obtuvieron los resultados.  Es por eso que se recomienda entre 3 y 5 días de abstinencia sexual y que no pase más de 45 minutos entre que se extrae la muestra y se inicia el diagnóstico.

Otra cosa muy distinta es utilizar una muestra de semen para un tratamiento de reproducción.  Los últimos estudios demuestran que más de dos días de abstinencia pueden alterar la calidad de los espermatozoides, de ahí que cada vez más, estemos recomendando disminuir ese tiempo (en FIV con 24 horas lo consideramos suficiente).

En los últimos tiempos, el seminograma ha mejorado muchísimo,  ahora dejamos el básico para un primer diagnóstico, pero si queremos realmente valorar la calidad seminal incluimos otros parámetros a estudiar, como son la fragmentación del DNA (tanto de cadena simple como de cadena doble), el estudio de las células apoptóticas (esto es, que ya tienen instaurado el mecanismo de muerte programada), el nivel de estres oxidativo…

Como veis, cada vez más, ampliamos el estudio del varón porque nos hemos dado cuenta de que no todo es el número de espermatozoides ni lo rápido que van, al fin y al cabo,  ¡buscamos calidad, no cantidad!

Anuncios